Aquietar la mente. Clave en la vida diaria

aquietar la mente

No solo somos cuerpo y espíritu, sino que también somos mente. Pero una de las concepciones que debemos tener en cuenta es que NO somos los pensamientos que generamos. Por tal razón, se hace imperante buscar herramientas para poder aquietar la mente y limpiar las programaciones que la condicionan.

Vivimos en mundo lleno de caos y de todo tipo de retos. Mantener la armonía a nivel mental es fundamental para lograr el equilibrio en todas las áreas de nuestra vida.

Llegamos a este mundo con las programaciones y creencias de nuestros padres y entorno inmediato. Esta realidad moldea la forma en observamos el mundo, nuestras decisiones y nuestras relaciones.

El reconocer este condicionamiento es fundamental para tomar acción y limpiar de raíz nuestras emociones y los pensamientos que generamos a cada minuto. Hoy día existen muchas herramientas para detectar el origen de estas programaciones. La biodecodificación, el coaching espiritual o el yoga son solo algunos de ellos.

La canalizadora Elisa Bernal ofrece este conocimiento de manera amplia en esta entrevista (2017).

Aquietar la mente con meditación

Sin embargo, otra de las formas de conocernos mejor y calmar la mente es a través de la meditación. Esta es la mejor manera para lograr el objetivo de centrarnos y lograr paz y armonía. También, a través de su práctica constante podemos conseguir vivir en el aquí y ahora. Ese momento presente que es el único que tiene valor. Vivir en el pasado y preocuparse por el futuro no sirven de nada, lo único que se logra es añadir tensión. De hecho, una de las leyes espirituales revela que Todo es Mente.

aquietar la mente

La respiración

Otras de las herramientas para conseguir un buen equilibrio mental es la respiración. Tomarse unos minutos libres de distracción es esencial para respirar profundamente. Poner la atención plena a la respiración profunda y calmada tiene efectos milagrosos en la mente y el cuerpo.

Es imposible eliminar la mente de nuestra existencia, pero podemos alcanzar la meta de que trabaje para nuestro beneficio. Si alcanzamos este objetivo, nuestras vidas y el mundo que nos rodea se transformarán.

aquietar la mente